INFORME DE ACTIVIDAD 2020

Una salud

para todos

La globalización y el cambio climático,  el comercio no regulado, las prácticas agrícolas no sustentables, nuestros modelos de consumo…

… facilitan la emergencia y la propagación de enfermedades  entre los animales domésticos y silvestres, y los seres humanos, poniendo en peligro la salud de todos.

En 2020, la pandemia de la COVID-19  puso de manifiesto de manera brutal la relación intrínseca entre la sanidad animal, la salud humana y medioambiental haciéndonos un llamado de atención.

La Organización Mundial de Sanidad Animal trabaja para interrumpir los ciclos de transmisión de enfermedades colaborando con socios, expertos y donantes y apoyando a los países.

Nuestro enfoque:
Una salud para todos.

Los seres humanos, los animales y el medio ambiente son interdependientes

Todos los seres vivos en el mundo compartimos el medio ambiente y sus recursos: aire, bosques, océanos y ríos; pero también compartimos patógenos mortales responsables de enfermedades como la COVID-19, la tuberculosis o la influenza. Para muchos patógenos, los organismos vivos representan innumerables oportunidades de convertirse en posibles hospedadores. Algunos pueden saltar fácilmente de una especie a otra, si se cumplen ciertas condiciones. Además, en un mundo más globalizado e interconectado que nunca, el riesgo de enfermedad en un lugar puede convertirse fácilmente en un riesgo en todas partes.

La sanidad animal ocupa un lugar central en estos riesgos, ya que al menos el 75 % de las enfermedades infecciosas humanas emergentes tiene un origen animal. Aunque no todas las enfermedades animales suponen un riesgo directo para el hombre, pueden tener importantes repercusiones socioeconómicas. Por ello, la forma más eficaz de salvaguardar la salud y el bienestar de las personas es controlando las enfermedades en su origen animal.

informe de actividad OIE Inicio

%

de las enfermedades infecciosas humanas…

y

informe de actividad OIE Inicio

de cada

nuevas enfermedades humanas cada año

tienen un origen animal

mejorar la sanidad animal

es proteger la salud de todos

informe de actividad OIE Inicio

de personas dependen de sus animales para su subsistencia

y

informe de actividad OIE Inicio

%

de las pérdidas de producción se atribuyen a las enfermedades animales

mejorar la sanidad animal

es proteger los medios de

subsistencia y la seguridad

alimentaria

60%

de las enfermedades infecciosas humanas

y

3 de cada 5

nuevas enfermedades
humanas cada año 
tienen un origen animal

mejorar la sanidad animal
es proteger la salud de todos

1.300

millones de personas dependen de sus animales para su subsistencia

y

20%

de las pérdidas de producción
se atribuyen a las
enfermedades animales

mejorar la sanidad animal
es proteger los medios
de subsistencia
y la seguridad alimentaria

Unidos en la lucha contra las amenazas sanitarias mundiales

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) lleva casi 100 años al frente del control de las enfermedades animales. Sin embargo, ninguna organización puede afrontar por sí sola los complejos retos que representa la sanidad mundial. Por lo tanto, la OIE promueve la colaboración e insta a una mayor gobernanza sanitaria mundial que abarque todos los aspectos de la sanidad animal, la salud humana y la de los ecosistemas.

La construcción de esta gobernanza ha tomado la forma de una cooperación Tripartita entre la OIE, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Durante varios años, esta colaboración ha ayudado a los países a enfrentarse a problemas como la resistencia antimicrobiana y las enfermedades emergentes.

La lucha mundial contra la rabia forma parte de esos retos que exigen una respuesta coordinada y de múltiples socios. Nuestro objetivo es poner fin, para 2030, a las muertes humanas causadas por la rabia transmitida por los perros. Gracias a sus amplios conocimientos y pericia, la Alianza Tripartita empodera y permite a los países salvar vidas humanas de esta enfermedad prevenible. El lanzamiento en 2020 del foro “Unidos contra la rabia” representó un gran paso hacia la realización de nuestros objetivos más ambiciosos, al reunir a diferentes sectores para aunar esfuerzos contra la enfermedad.

Si bien la colaboración entre los servicios de salud humana y sanidad animal está bien establecida, el sector medioambiental también debe incluirse para plasmar el concepto “Una salud” de forma adecuada e integral. A la luz de las enfermedades emergentes recientes, como el ébola o la COVID-19, no se puede ignorar el papel de la fauna silvestre. Por lo tanto, la colaboración Tripartita se está ampliando para incluir al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y así reforzar su enfoque “Una salud”.

 

Gobernanza mundial con impacto en el terreno

Como guardianes esenciales de la sanidad y el bienestar de los animales, los Servicios Veterinarios desempeñan un papel clave para alcanzar una gobernanza sanitaria mundial eficaz y sostenible. En su tarea de vigilancia y respuesta frente a las enfermedades animales, ayudan a prevenir su propagación y limitan sus consecuencias en los distintos niveles de la sociedad. Su acción a escala local tiene un impacto global en la salud pública, la seguridad y la inocuidad de los alimentos. Además, estos actores esenciales están preparados para cumplir un papel aún más importante dentro del enfoque “Una salud”, a medida que ampliamos nuestros esfuerzos de gestión de la sanidad de la fauna silvestre.

Por lo tanto, invertir hoy en los Servicios Veterinarios implica prepararse para los desafíos sanitarios del mañana. Al reforzar la resiliencia de los Servicios Veterinarios a escala mundial, la OIE contribuye a la creación de un futuro en el que los sistemas de salud humana y sanidad animal se beneficien y apoyen mutuamente. En un mundo en constante evolución, mantenemos nuestro compromiso y los acompañamos a través de la formación y el refuerzo de sus capacidades, entre otras acciones.

En 2020, la OIE capacitó a

profesionales de la salud

Igualmente, puso a disposición

módulos multidisciplinarios de aprendizaje en línea

Nuestro futuro depende de la sanidad animal

SARS, VIH, influenza… a lo largo de los años, nos hemos enfrentado al desafío de varias enfermedades de origen animal. Si bien los riesgos que plantean estos patógenos en constante evolución no cambiarán, podemos -y debemos- mejorar nuestra preparación global frente a riesgos de enfermedades nuevas y, quizá, más graves.

La construcción de sistemas de sanidad animal más eficaces, resilientes y sostenibles constituye un paso esencial en la preparación. A través de su misión de mejorar la sanidad y el bienestar de los animales en el mundo, la Organización Mundial de Sanidad Animal contribuye a crear un futuro más sano y seguro para todos.