ENTREVISTA

Dentro del servicio 

de seguimiento

de rumores

Con el fin de proporcionar información exhaustiva y verificada sobre la situación zoosanitaria en el mundo, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) cuenta con un equipo dedicado al seguimiento de rumores, esencial en 2020. Paula Cáceres y Paolo Tizzani forman parte de este equipo.

seguimiento de rumores OIE Dentro del servicio de seguimiento de rumores
seguimiento de rumores OIE Dentro del servicio de seguimiento de rumores
Paula Caceres
seguimiento de rumores OIE Dentro del servicio de seguimiento de rumores
Jefa del Departamento de Información y Análisis de la Sanidad Animal Mundial de la OIE (WAHIAD)
seguimiento de rumores OIE Dentro del servicio de seguimiento de rumores
seguimiento de rumores OIE Dentro del servicio de seguimiento de rumores
Paolo Tizzani
seguimiento de rumores OIE Dentro del servicio de seguimiento de rumores
Epidemiólogo veterinario y coordinador del equipo de seguimiento de rumores en WAHIAD

¿Cuál es la razón que motivó a la OIE a crear un sistema de seguimiento de rumores?

P.C. En 2001 se volvió evidente que en la prensa circulaban muchos rumores en torno a las enfermedades de los animales. Utilizamos el término “rumor” para referirnos a todo tipo de información relacionada con las 117 enfermedades de los animales terrestres y acuáticosque monitoreamos, así como a las enfermedades emergentes, que no han sido objeto de notificación a la OIE a través de los canales oficiales de la Organización. Como organización internacional líder de la sanidad animal, nuestro objetivo es contar con un conocimiento lo más pormenorizado posible sobre la sanidad de los animales en el mundo. Con este fin, y a petición de nuestros Miembros, creamos en 2002 un sistema para el seguimiento de la información no oficial sobre las enfermedades animales.

 

El equipo dedicado al seguimiento de rumores de la OIE se ocupa de indagar eventos zoosanitarios que no hayan sido notificados a través de los canales oficiales (OIE-WAHIS) y comprueba su fiabilidad y relevancia antes de actuar.

¿Cómo funciona?

P.T. Lo primero que hacemos es buscar activamente la información a escala mundial en los medios de comunicación locales, boletines diversos, en los laboratorios de referencia de la OIE y en otras redes profesionales. Filtramos esta información para identificar aquella relacionada con las enfermedades que monitoreamos y con las enfermedades emergentes. Un segundo filtro selecciona la información en función de su fiabilidad y descarta la información procedente de fuentes poco confiables. El resto de la información pasa por lo que llamamos el “proceso de selección”: se asigna cada noticia a diferentes canales internos de la OIE, que deciden si se debe actuar o no.

P.C. Los Miembros de la OIE deben notificar ciertos eventos, como la primera aparición de una enfermedad animal en el país, en un plazo de 24 horas. Si nuestro servicio de seguimiento de rumores señala un evento que no ha sido notificado oficialmente en ese plazo, nos ponemos en contacto con el país correspondiente para evaluar la situación. En algunos casos, la información se confirma mediante los análisis de laboratorio y, entonces, los Servicios Veterinarios notifican el evento a través del canal oficial, el Sistema Mundial de Información Zoosanitaria de la OIE (OIE-WAHIS). En otros casos, los análisis de laboratorio determinan que la muerte de animales no se relaciona con una enfermedad, sino que son el resultado de otros factores como, por ejemplo, una intoxicación. En estas circunstancias, el evento no se notifica oficialmente, ya que la OIE sólo reúne información sobre enfermedades significativas desde una perspectiva epidemiológica.

eventos

se notificaron en OIE-WAHIS con respecto a 72 enfermedades en 112 países en 2020

%

de estos eventos fueron señalados
por el equipo de seguimiento de rumores de la OIE

¿Cómo ayuda este servicio a monitorear la sanidad animal en el mundo?

P.C. Desde 2018, este servicio ha facilitado el seguimiento, en tiempo real, de la epidemia de la peste porcina africana al ritmo de su propagación por Asia. Al detectar retrasos o incoherencias en los informes oficiales, rápidamente, nos poníamos en contacto con los países.

En 2020, nuestro servicio de seguimiento de rumores señaló el 10 % de los eventos notificados. Esto destaca el valor de esta herramienta para monitorear la sanidad animal, dado que permite mantener un sistema de notificación de enfermedades más reactivo y transparente en el mundo.

¿Cómo colabora la OIE con sus socios desde la perspectiva “Una salud”?

P.C. Una de las principales misiones de la OIE es brindar una respuesta rápida a la aparición de una enfermedad animal para evitar su propagación a otros animales ya las personas cuando se trata de una zoonosis. La OIE trabajó en asociación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para crear el sistema mundial de alerta y respuesta temprana para las principales enfermedades animales, incluidas las zoonosis (GLEWS).

Actualmente, ampliamos el ámbito de aplicación de nuestra acción conjunta reforzando la vigilancia de la sanidad de la fauna silvestre a través de una colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Dado que la sanidad de los animales silvestres puede afectar tanto el bienestar de las personas como el del ganado, esta nueva cooperación ayudará a reducir el riesgo de futuras pandemias por medio del enfoque “Una salud”.

El sistema de seguimiento de rumores de la OIE selecciona información pertinente de casi

fuentes de todo el mundo, con el objetivo de abarcar incluso las zonas más remotas

Gracias a este sistema, se verificaron más de

noticias en 2020

¿Cómo ha evolucionado el sistema?

P.T. A lo largo de los años, el servicio de seguimiento de rumores de la OIE ha logrado grandes progresos en términos de eficiencia. Por ejemplo, en 2017, cuando gran parte del trabajo se hacía de forma manual, entre siete y ocho empleados de la OIE se dedicaban a explorar unos 20 000 artículos por año. Durante los últimos cuatro años, utilizamos motores de búsqueda de información adaptados a nuestras necesidades. Hoy por hoy, contamos con un solo operador y el sistema selecciona la información pertinente a partir de unas 14 000 fuentes.

Siempre mantenemos un enfoque orientado al futuro, buscando una mejora del servicio. Actualmente, estamos trabajando para poder extraer información relevante de nuevas fuentes como las redes sociales. Esto nos ayudará a realizar un seguimiento de la sanidad animal en regiones en las que faltan otros tipos de cobertura informativa.

P.C. Mediante la mejora continua de sus capacidades, la OIE se ha preparado para hacer frente a un evento como el de la COVID-19. Esto nos ha permitido disponer de un sistema ya establecido para responder a los retos que representa esta pandemia en el ámbito de la gestión de la información.

¿Qué aportó en concreto durante la pandemia de COVID-19?

P.T. Antes de la pandemia de COVID-19, ya se vigilaban los coronavirus debido al potencial zoonótico demostrado por los brotes de MERS y SARS. En diciembre de 2019, nuestras plataformas comenzaron a identificar un número creciente de rumores sobre casos atípicos de neumonía en China. Desde entonces, hemos procesado y analizado más de 20 000 noticias en medios de comunicación relacionadas con el SARS-CoV-2 en los animales.

P.C. Los sistemas nos proporcionaron informes diarios y nos brindaron información sobre la propagación de la enfermedad en tiempo real, antes de que se publicaran las cifras y los informes oficiales. Esto demuestra lo valioso que puede ser un servicio tan potente, fiable y eficaz para vigilar las enfermedades emergentes en todo el mundo y ayudarnos a estar mejor preparados para futuras pandemias.

La OIE agradece a la OMS y al gobierno australiano su colaboración en el uso de motores de búsqueda de información, especialmente EIOS e IBIS-Intelliriver.